Cómo mantener una oficina bien comunicada con un NAS (Network Attached Storage)

Hoy en día, andar con un disco duro con tu información laboral o cotidiana es cosa del pasado ¡Los NAS permiten combinar lo mejor de los discos duros y lo mejor de la computación en la nube!

Es común que los oficinistas que manejan un gran volumen de bytes en su oficina se decanten finalmente por una solución de almacenamiento en la nube. La tendencia mundial hoy por hoy pasa por Google Drive, Dropbox o iCloud, que son las nubes más conocidas. Pero tienen el inconveniente de ofrecer sus servicios por medio de una suscripción anual o mensual… Algo complicado de gestionar si tienes los bolsillos en crisis.

Un NAS (Almacenamiento Conectado a la Red) es un dispositivo esencial en toda oficina que se precie. Se trata, simplemente, de un rack (“armario/cabina” para dispositivos electrónicos) y discos duros almacenados dentro de éste.

 NAS (Almacenamiento Conectado a la Red)

En un principio los racks eran sólo “armarios” en plena esencia, dónde podías apilar dispositivos informáticos, audiovisuales, de comunicación… Actualmente, estas cabinas han especializado sus usos, e incluyen CPU, GPU, RAM y normalmente un SO (sistema operativo). Por lo tanto, antes eran mucho más fáciles de construir en casa, sin embargo, ahora construir un rack es algo parecido a montar un ordenador: más complejo.

Los discos duros del interior se pueden configurar como sea necesario en cuanto a redundancia de datos, gracias a un sistema de almacenamiento de datos llamado RAID, del que hay muchos tipos de configuración. Además, se puede elegir la capacidad en Terabytes (TB) y el número de discos duros que albergará tu NAS, puesto que éstos son fácilmente extraíbles.

Para acceder a los discos del NAS y su respectiva información, basta con dirigirse a la página web de la marca de tu NAS habilitada para el acceso de usuarios (log in) y poner las credenciales creadas para ello (usuario y contraseña). Una vez dentro, la web se configura como un SO dentro del directorio web: existen aplicaciones y ajustes. Las apps del SO ayudan a gestionar la información, mientras que los ajustes configuran los parámetros de funcionamiento del NAS y del propio SO.

Sobra advertir que el único inconveniente físico que tiene el almacenamiento en NAS es su absoluta dependencia de la electricidad de la sala, edificio, barrio o en última instancia la ciudad. Por lo que si tienes picos de luz no regulados, cortes constantes o alguna otra falla eléctrica… ¡Toca revisarlo!

Javier Ramos, Técnico Audiovisual

C/ Victor Pradera, 6
37007 Salamanca, España
Teléfono: 923 124 391
Móvil: 619 904 767
Comunica2@comunica2.org
https://comunica2.org
subir