Fotografía en eventos: resumen de todo lo que necesitas saber

¿Es uno de tus primeros eventos en el que ejercer como fotógrafo? No te preocupes, desde Comunica2 elaboramos un repaso esencial para que no te olvides de nada. 

En tu primer evento como fotógrafo no pueden faltar los nervios. Para algunas ocasiones vienen muy bien, pero para tener el pulso perfecto para una foto… no tanto. Por ello, desde Comunica2 te ayudaremos a repasar todos los elementos de una cámara y del ambiente para que no te salga ninguna foto extraña.

Por un lado, la fotografía en eventos depende en gran medida de la cámara, pues es ésta la que interpreta la luz de los diferentes ambientes, interiores y exteriores. Los principales valores para tener en cuenta son: la apertura del diafragma (f[nº]), la velocidad de obturación (por lo general es una fracción de 1/[nº]) y el ISO. No obstante, también os aconsejaremos sobre el uso del modo de enfoque, el patrón zebra, el tipo de extensión de archivo y el balance de blancos.

Tipos de imágenes en un evento

Para encontrar la correcta proporción de los anteriores valores mencionados nos haremos 3 preguntas básicas:

  • ¿Para eventos interiores o exteriores?: La fotografía de interior se caracteriza por usar el ISO (ganancia de luminancia artificial que genera ruido gradualmente si aumenta su valor), aunque se suele procurar que éste no pase de 1600. Además, en interior deberás tener el diafragma más abierto que en exteriores, así que vigila bien el enfoque del motivo para que no salga borroso debido a la mayor profundidad de campo que genera una mayor apertura del diafragma.

 

  • ¿Para eventos dinámicos o poco dinámicos?: Los eventos dinámicos (deportivos, firmas de autógrafos, pasarelas…) necesitan de una velocidad de obturación alta (rápida). Esto implica un mayor número fraccionario en el valor, por ejemplo, 1/60 se considera lo mínimo para una foto con un sujeto rápido; entonces, el valor 1/125 sería para un sujeto aún más rápido. Los eventos dinámicos también precisarán de un modo de enfoque automático: AF-C (AI Servo) o AF-A (AI Focus).

 

  • ¿Para retocar con calma o para distribuir al instante?: Si las fotos son para su rápida y sencilla distribución, deberías tomarlas en formato .jpeg (elige el de más calidad si no ves ningún inconveniente). Si no hay prisa para distribuirlas, siempre puedes tomarlas en formato RAW y revelarlas digitalmente en softwares como Photoshop, Lightroom (si son muchas fotos) o similares. Recordemos que el formato RAW es un formato sin comprimir, a diferencia de .jpeg, por lo que conservaremos toda la información

 

  • El patrón zebra y el balance de blancos te servirán para controlar ligeramente el grado de sobreexposición y el de temperatura de color, respectivamente. El modo patrón zebra te permitirá ver rayas en las zonas sobreexpuestas de la fotografía, con lo cual sólo debes intentar no verlas. Para el balance de blancos necesitarás un objeto totalmente blanco que te sirva para ajustar manualmente la temperatura de color ambiental. Esto calibrará tu objeto blanco en un blanco real en la imagen, por lo que los demás colores también serán fieles a la realidad.

 

Sin embargo, no todo depende de la cámara, siendo ésta lo primero que hay que tener en cuenta, lo segundo sería la iluminación del ambiente. La iluminación marcará la diferencia entre una foto más o menos profesional, pues la profundidad de color (bpp [bits por píxel]) no para de crecer tecnológica y socialmente… ¡Así es que es mejor no dejarse ningún bit de potencial información lumínica o cromática más oscuro de la cuenta!

Javier Ramos, Técnico Audiovisual

C/ Victor Pradera, 6
37007 Salamanca, España
Teléfono: 923 124 391
Móvil: 619 904 767
Comunica2@comunica2.org
https://comunica2.org
subir